Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Saliste momentáneamente de tu oficina y accidentalmente cerraste la puerta, olvidando que las llaves estaban sobre tu escritorio, no pudiendo ahora entrar nuevamente; pero no te preocupes, que hay opciones para resolver la situación.
Las cerraduras de las oficinas generalmente son similares a las que usamos en las habitaciones de nuestras casas, es decir, cerraduras sencillas debido a que están ubicadas en espacios protegidos por una puerta principal y no requieren mayor nivel de seguridad.
Un bloqueo de la puerta de la oficina, cuando estamos muy apurados por culminar tareas pendientes, puede afectar nuestro desenvolvimiento mientras logramos solventar la situación, pero si sigues nuestras sugerencias verás que podrás retomarlas rápidamente y sin mayores problemas, utilizando para ello elementos que tenemos a la mano, como un clip o un gancho de cabello de alguna compañera.
¿Te animas a pedir un gancho de cabello prestado o regalado para resolver la situación?
Características del pomo o perilla de la puerta
Una vez que nos hayamos percatado del bloqueo de la puerta, debemos fijarnos en qué tipo de pomo o perilla tiene instalada.
Si se corresponde con un modelo sencillo, que sólo requiere el giro de una llave para abrirla, sin otro sistema de seguridad, podemos tomar un clip de algún escritorio cercano o el gancho de cabello de alguna compañera de la oficina para transformarlo en una herramienta o llave que nos ayudará a desbloquear la puerta.
Aunque tú no lo creas, experimentarás su efectividad cuando lo pruebes. A veces creemos que el uso de estos elementos son puro cuento, pero ya nosotros lo hemos probado y ¡funciona!, así que anímate y ¡manos a la obra!
Debes saber que el alambre con el cual están elaborados estos elementos tiene la delgadez requerida para entrar en el ojo de la cerradura, así como la flexibilidad suficiente para darle la forma que necesitaremos para que engrane con las ranuras internas del cilindro de la cerradura.
Esa manipulación puede hacerse con nuestras manos, no requerimos nada más, salvo que por previsión particular tengas a la mano una pinza y quieras utilizarla para tener mayor control del estiramiento y posterior doblez que harás a los alambres de las piezas que vas a utilizar.
Utilizar un clip o gancho de cabello
Cuando tengas el clip o el gancho de cabello, vas a estirarlo, de manera que quede una parte de esa pieza de alambre alargada, mientras el resto servirá de mango para tomarlo y ponerlo en funcionamiento sobre la cerradura.
A la punta de ese extremo alargado le harás un pequeño doblez, de manera que quede como una “L” y lo insertarás en el ojo de la cerradura, procurando que llegue lo más cercano al fondo de la misma.
Una vez que lo hayas posicionado, vas a tantear el dentro del ojo de la cerradura, debe sentirse un clic correspondiente al encaje de esta “llave” con las ranuras internas del cilindro, para luego ir intentando darle un giro en el sentido en el cual la llave abre la puerta.
¿Qué hacer cuando llegamos a este punto?, pues girar y simultáneamente presionar y extraer nuestra herramienta, mientras que con la mano que tenemos desocupada sostendremos el pomo o perilla para que este movimiento tenga efecto y se logre el desbloqueo de la puerta.
La idea de sostener el pomo o perilla con una mano evita que se resbale el clip o gancho de cabello que estamos usando, así como mantenerlo estable hasta que se logre abrir la cerradura con los movimientos que estaremos haciendo con nuestra nueva “llave”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies